jueves, 27 de diciembre de 2007

Sin principio ni fin

No sé por qué naci... pero hoy esta niña se ha encargado de decirmelo... me desperté con un mal sueño... otra vez ese fantasma, dándome sustos, metiéndose debajo de mis sábanas, haciéndome sentir triste... pero a través de la blancura de las sábans me metí en un mundo de imaginación...y apareció ella.
En el desayuno caminaba por la mesa, al leer se asomaba curiosa entre las hojas de mi libro. Necesitaba despejarme... esto no me podía estar ocurriendo. Abrí el grifo... y la niña estaba en las gotas...me dijo que tampoco sabe por qué nacimos, pero que estaremos juntas siempre, me dijo que me quería, me dijo que quería compartir su vida conmigo, que quería que los rayos de luz y las gotas de lluvia nos dieran mientras paseábamos juntas, y que aunque nuestras vidas se entrecrucen y se separen, nuestro laberinto siempre estara sujeto por nuestros sueños.