miércoles, 12 de noviembre de 2008

VoLaNdO

Hay pocas, pero las hay. Pocas que son de colores, pocas que vuelan por placer, por la búsqueda interior de uno mismo, por la superación personal del sacrificio y de la necesidad de conocer hasta donde podemos llegar cuando buscamos algo más que satisfacer nuestras necesidades materiales. Pocas para las cuáles el pensamiento es la máxima libertad. Pocas que alcanzan la madurez por medio de la inteligencia y la paciencia. Pocas que hagan lo que aman y desean aunque sea a contra corriente y en soledad, aunque sea lejos de la "tribu". Pocas que vuelan por lo que sueñan, fuera de convenios sociales. Hay pocas que buscan algo más allá de donde todos ven y lo alcanza para conviertirlo en lo mejor de su vida, adorarlo y conseguirlo.