jueves, 26 de mayo de 2011

Viaje a Marruecos. Sentimientos encontrados. Cuatrimestre 2011

Imprimación: a la creta.
Pintura: temple al uso. (130 x 97 cm, 60F)

Imprimación: a la media creta.
Pintura: temple al uso.(146 x 114 cm, 80F)

Imprimación: acrílica.
Pintura: acrílica. (116 x 89 cm, 50F) (VENDIDO)

Imprimación: acrílica.
Pintura: acrílica, óleo y vedaludaras mixtas. (162 x 130 cm, 100F)

-->La debilidad física, el cansancio y la desilusión.
Un curso académico lleno de desencanto y frustración.
Un viaje a Marruecos, donde lo decorativo, los olores, los colores y las sensaciones, que aparecen hasta en las esquinas más remotas, no consiguen llegar a esconder la hipocresía que, desde mi punto de vista, ahúma el ambiente.
Un viaje a Marruecos, en el cual sentí que las mujeres siguen siendo observadas y concebidas como objetos creados para satisfacer las necesidades del hombre.
Un viaje a Marruecos, en el cual seguí las miradas de las mujeres, que en un grito ahogado, intentaban expresar la necesidad de liberarse de un mundo aparte, en el cual permanecen encerradas.

Este es mi resumen:
la mirada fija, penetrante e hiriente del hombre;
la superioridad de éste ante la mujer, la cual está de manos atadas, obligada a dar la espalda a ese mundo que los turistas ven tan exótico;
la mujer, rodeada de un ambiente festivo, (lleno de ruidos, luces, olores a especias, azulejos con motivos coloridos...) pero desencantada, sin sueños, viviendo en una sociedad en la que su papel ha quedado totalmente relegado al hombre;
una rebelión, la mujer deja de ser sumisa, cree en ella misma, en su poder y se libera...
un sueño que creo posible.
El desencanto y la frustración reflejada en sus miradas, se unieron a mi propio desengaño y agotamiento, y juntos se aliaron para creer en otro camino posible y mandar un mensaje de esperanza.