domingo, 3 de febrero de 2013

Apprendre à s'éloigner / Aprender a alejarse






"No es la distancia que mide el alejamiento"
Antoine de Saint-Exupéry


Zapatos que sostienen nuestra autonomía.  


Es el suelo, el territorio de la afección, 
el sedimento de esos instantes donde la vida y el mundo nos acogen.  
(Alfonso Maso - http://www.alfonsomaso.com/web/index.html)

 
El territorio no es aquello que se extiende bajo nuestros pies, cambiando de nombre, cambiando de dueños, a medida que atravesamos líneas, más o menos imaginarias, más o menos marcadas por hilera de vida. 
(Alfonso Maso - http://www.alfonsomaso.com/web/index.html)


Siempre habrá una parte de mi que estará allí, pero mis hojas ya volaron a otros lugares.


Me he llevado la luna de allí conmigo...
  ... entonces, ¿qué queda allí?


Somos lo que vemos, somos sobre aquello que caminamos.


Nuestro cuerpo es el límite. Y a nuestro paso...
descubrimos las distancias.


Dejamos una huella detrás de nosotros.


Llevamos dentro de nosotros raíces que no queremos perder.
Y a medida que avanzamos nos llenamos de experiencias.


Hay que regarlas para que nunca se sequen.


Porque si se secan percibimos los vacíos.


Es la sombra de lo que vemos, pero que no está ahí.
Y nos preguntamos:


¿Somos siempre los mismos?
Y de repente el olor que siempre hemos conocido nos parece diferente.


Siempre entre dos aguas.


Pero a veces, nos sentimos plenos y encontramos el equilibrio.



Caminar, crecer, correr, volar
La curiosidad, el miedo, lo nuevo.
La cercanía, el alejamiento.
Las raíces, la huida.



No hay comentarios: